Faol
Posición:
Administrador de Sistemas
Dirección.:
Principado de Andorra
Descargar la información como: vCard
Enviar un correo electrónico
Información general:

Nací en Galicia, en el 69, pero mis sentimientos actuales no me hacen pensar como gallego ni español, me siento más andorrano (país que me ha acogido) e Irlandés (país que me cambió) que cualquier otra cosa.

De pequeño siempre fui un poco gamberro, pero creo que más por intentar incluirme entre los "amigos" que por serlo yo, en la Enseñanza General Básica de por aquel entonces mi nota media fue de Sobresaliente y de aquella mis profesores me recomendaron estudiar el BUP. Cosa que mis padres hicieron, y el período de adolescencia fue un poco más difícil para ellos y para mi.

Repetí segundo de BUP y en cuanto me pude ir de casa lo hice al ejército, con 18 años, ya me había escapado de casa dos veces, las dos de poca duración, mi relación paterna era tensa por tener los dos un carácter fuerte pero no por maltrato. Escogí una unidad lejos de casa, la BRIPAC, de aquella todavía existía el Servicio Militar obligatorio y yo me fui cómo voluntario especial para poder cobrar un poco y no depender de mis padres, a cambio eran 18 meses en lugar de 9, creo recordar, esto fue hacia el Noviembre de 1987. Fue una época a no recordar, de instrucción y disciplina militar muy fuertes, llegué a ser Cabo Legionario Paracaidista, y para mi, en aquel momento era motivo de orgullo haber terminado con vida aquel suplicio. Varios compañeros murieron en el cuartel de aquella, alguno se cortó las venas y otros se pegaron un tiro estando de guardia, alguno también quedó ingresado en la planta de psiquiatría del Gómez Ulla, Hospital del ET en Madrid.

Cuando acabé dicho período yo había cambiado mucho, ahora si que pensaba que era mejor estudiar y conseguí acabar el BUP y el COU, accedí a la Universidad y lo intenté con Ingeniería Técnica Naval en la UDC, me dieron plaza en la facultad de Teleco hacia Enero, en VIgo pero por motivos económicos y sabiendo que incluso la gente que empieza desde el principio le cuesta mucho acabarla no cambié. De hecho, por motivos económicos también tuve que dejar la carrera y volví al ejército, mi hermano venía pidiendo paso y mis padres me dijeron, con buen criterio, que tenía que ganarme la vida y pagarme yo los estudios.

Volví al ejército, esta vez al Cuartel General de la Fuerza de Acción Rápida, volví a pasar por la instrucción de paracaidista y aquí estuve unos cuantos años. Realicé actividades muy variadas, desde instructor de Jiu-Jitsu en la Policía Militar, conductor de Ambulancia 4x4, conductor de Camión con Remolque Pesado, volví a ser Cabo tanto de Policía Militar como de conductor, responsable de los Grupos Electrógenos y de su mantenimiento, y participé en la Misión IFOR/SFOR de la OTAN en Bosnia. Después de esta participación decidí no llevar nunca más un arma y con las vacaciones que me quedaban y una baja médica por operación quirúrgica de una Hernia Inguinal dejé el ejército y volví a los estudios.

Cuando uno vuelve después de todo esto a retomar los estudios y ya con la mente mucho más abierta y te encuentras con que hay un profesor o dos que te impiden seguir estudiando porque no haces las cosas tan mal como ellos quieren que las hagas, pues tenía pocas opciones y volví a dejar la carrera, esta vez ya de forma definitiva, estuve un tiempo formándome como informático, a mi me gustaba esto también, aparte de las telecomunicaciones y me matriculé en el IES Rodolfo Ucha Piñeiro en la localidad de Ferrol, Por fin la mayor parte de los profesores que me encontré allí, si que eran profesores cualificados y me fomentaron la curiosidad en lugar de la frustración de los de la UDC. En el IES se me diagnosticó como superdotado con una batería de test de la época y el de Raven Avanzado para Adultos en el que obtuve un 99% esto significa que del 100% de la población mundial, en teoría, estoy a la derecha de la famosa campana de Gauss y dentro del 2% más a la derecha, este porcentaje no es un CI en sí mismo y además mide la capacidad bruta, el potencial que se tiene pero que se ha de desarrollar.

Muere mi padre durante los estudios en el IES y al mes muere mi mejor amigo Spock (un Schnauzer mediano), lo tuvimos desde cachorro. Fue una de las cosas que tengo que agradecerle a mi padre, fui con él a buscarlo sin que mi madre supiera nada, se compinchó conmigo para tener el perrito en casa, de dos meses, me dio muchas alegrías y mucha compañía cuando todo lo demás fallaba. Mi madre renegó del perro inicialmente pero le duró 20 minutos, enseguida estaba jugando con él y sonriéndole. Durante un incendio en el bosque mi padre y yo lo cruzamos para ir a socorrerlo ya que estaba en una bodega en la finca de mis padres, tiramos la puerta abajo y el perro salió tosiendo y le dijimos de marchar a la carretera, a unos 200 metros rodeados cómo estábamos de eucaliptos y pinos algunos ya habían ardido pero otros estaban en llamas muy altas, gracias al cortafuegos que hacía de camino para llegar, salió y llegó con mi madre y mi hermano a la carretera. Luego me enteré de que los que iniciaron el fuego habían sido cazadores, o se sospechaba, y después de unos años, conocí a un Ingeniero Naval de Navantia (Bazan) que me comentó que había estado allí por que él era cazador y que aquel hecho le había cambiado la vida, a él y a sus perros, dejó de cazar y sus perros pasaron a vivir con él dentro de casa, y cuando murieron lo hicieron de viejos. El hecho de salvarle la vida a mi perro también consiguió cambiar a una persona para mejor y me alegro mucho de que de algo negativo como un incendio y el peligro que supone al menos salga algo positivo. Siempre de todo lo negativo siempre hay algo positivo con lo que quedarse y esto me lo enseñó aquel Ingeniero que se decidió a comentarme su experiencia.

Pude trabajar en Dinain, para Navantia (subcontratado) cuando acabé las prácticas, durante las prácticas desarrollé un cluster de equilibrio de carga basado en OpenMosix, en un entorno mixto WindowsNT/Linux, y trabajando estuve dando soporte técnico a la sala de diseño naval, con unas 200 estaciones de trabajo CAD, desde luego no estaba yo sólo, había un equipo y la gente más antigua se encargaba de los servidores.

Cuando se acabó el trabajo allí, busqué alternativas, con mi padre fallecido la familia quería que me quedase trabajando en algo de mierda y dependiendo de mi madre y su pensión, pero me decidí a marchar a costa de enfadarme con toda la familia, salió trabajo en Irlanda, durante un año estuve por allí mejorando el inglés y 7 meses trabajando en un Hotline de soporte técnico y de garantías para algunas marcas de electrónica, aquí pude trabajar en un entorno multicultural y plurinacional, ¡Cuánto hay que aprender en cuanto al ambiente de trabajo! aquí pude trabajar con la tranquilidad de que mi trabajo era realmente tenido en cuenta, respetado, y no había nadie apuñalando por la espalda, tuve que adaptarme a una menor competitividad malinterpretada, mejorar cada día, no porque estuviese contra la pared si no porque me quería superar a mi mismo. Hice varios amigos, entre ellos Jose (Suizo) y Enno (Alemán) con los que aprendí mucho de cómo hacer las cosas y sobre la vida en sí. Con ellos descubrí lo inmaterial de muchas cosas, mi energía Reiki, mi verdadera filosofía, tuve sueños con druidas, con lobos y dragones, mucho misticismo y mucha espiritualidad, para contraponer unos años en los que mi entrenamiento había sido siempre para agredir a alguien, aquí aprendí el respeto, la tolerancia y el dejar fluir las cosas.

Luego di con mis huesos en Andorra, tuve trabajo en varios sitios, de informático y de vendedor de ropa de deportes, y de jefe de departamento de postventas en una cadena de tiendas, y ahora en Cruz Roja, de caballero legionario paracaidista a técnico sanitario, todo un cambio de mentalidad, de actitud, social y ético, de ambiente, para mejor, a grandes rasgos, con muchos fantasmas de antes, con toda una evolución filosófica, de vida.

La dureza de mi vida hasta ahora me ha pasado factura a nivel físico, y me han tenido que operar de una cadera, tengo una prótesis completa en el lado derecho, es por ello que mi trabajo actual no lo podré seguir haciendo dentro de algunos años, con la segunda prótesis me darán una invalidez parcial y lo de bajar y subir pacientes al vehículo o con una transfer por una escalera no será viable, es por ello que trato de adaptarme a la nueva situación y me he vuelto a matricular en la Universidad, esta vez en la UOC, para volver sobre los estudios de informática, esta vez, a nivel de Grado Universitario, con la esperanza no muy lejana de poder trabajar sentado y que no sea necesaria la invalidez parcial.

Actualmente tengo familia en Andorra, mi compañera, dos perros y una gata ciega, ya hemos sido más pero se han ido muriendo de viejitos o de enfermedad. Cuando paso la frontera del país hacia España, me siento que salgo al extranjero, ya no me siento español desde hace mucho, y no quiero volver a mi país natal, al menos que sea de vacaciones.