Según parece, el cambio climático también lo es biológico a todos los efectos, ya no sólo a nivel macrobiótico sino a nivel microbiótico también. Virus y enfermedades hasta ahora restringidas a zonas tropicales y ecuatoriales, se comienzan a ver en zonas del habitual clima templado oceánico y en zonas de clima continental, a veces, el vector es un insecto que migra con las temperaturas en donde vive agusto, casos recientes de ébola y dengue en Europa parecen confirmar esta idea.

Por otro lado la desertificación acusada que padecen países del Sur de Europa ayuda a cambiar la climatología local, y la subida de temperaturas global cambia los regímenes de lluvias y de sol hacia extremos cada vez más extremos todo y que las medias sólo suben muy poco, aparentemente los extremos se acentúan y cada vez hay sequías más prolongadas y lluvias torrenciales que caen sobre suelo muy seco y que derivan en inundaciones.

Subcategorías