Según parece, el cambio climático también lo es biológico a todos los efectos, ya no sólo a nivel macrobiótico sino a nivel microbiótico también. Virus y enfermedades hasta ahora restringidas a zonas tropicales y ecuatoriales, se comienzan a ver en zonas del habitual clima templado oceánico y en zonas de clima continental, a veces, el vector es un insecto que migra con las temperaturas en donde vive agusto, casos recientes de ébola y dengue en Europa parecen confirmar esta idea.

Por otro lado la desertificación acusada que padecen países del Sur de Europa ayuda a cambiar la climatología local, y la subida de temperaturas global cambia los regímenes de lluvias y de sol hacia extremos cada vez más extremos todo y que las medias sólo suben muy poco, aparentemente los extremos se acentúan y cada vez hay sequías más prolongadas y lluvias torrenciales que caen sobre suelo muy seco y que derivan en inundaciones.

Además el pulmón del planeta, (Selva del Amazonas) cada vez está más expoliada y menos superficie arbórea en todos los países implica menos sujección del suelo y más aridez, ya que los árboles, las grandes masas forestales atraen las lluvias, Nuestro país vecino (España) al Sur es un ejemplo de lo que no hay que hacer, favorecer las petroleras sin ayudar a la creación del empleo que puede proporcionar la puntera industria de generación de nuevas energías renovables, por ejemplo y la no reforestación y el poco cuidado con las superficies que se queman o se han quemado y que dan lugar a terrenos urbanizables cuando eran zonas verdes, al final los lobbies van ganando a corto plazo mientras que a medio plazo (ya no es a largo) perdemos todos.

El IPCC no hace más que alertarnos y parece caer en oidos sordos, la UNEP, Organización de las Naciones Unidas que se encarga del estudio del medio ambiente no tiene aparentes escuchadores, más allá de los políticos de turno para la foto que luego se olvida en favor de la siguiente foto.

 Por todo ello yo quiero proponer desde aquí y en carta abierta, a todos los países que lo deseen, una idea.

Parece que Brasil ha perdido la batalla contra los lobbies de la madera y todo tiene la pinta de que seguirá mal para el amazonas y es necesario crear una alternativa, un pulmón alternativo al planeta, además la desertificación cada vez se produce un paralelo más arriba, hace unos años el IPCC daba pocas esperanzas a la península ibérica, sólo se libran de la desertificación las zonas al norte de la cordillera cantábrica y los pirineos, peleas recientes por el trasvase del Ebro para llevar agua al Sur sin que las comunidades del Sur hayan hecho nada para retener el agua que cae en sus zonas, porque el problema se lo han solucionado sin necesidad de adaptarse.

Si toda Europa se reforesta como no hacía siglos, si el verdadero pulmón del planeta se convierte en Europa tendremos lluvias y pararemos la desertificación justo en esas cordilleras. Claro que hace falta que toda Europa se ponga de acuerdo en esto, y no sólo en reforestar sino en crear bosques nuevos en donde hace siglos que ya no hay, con especies autóctonas o adaptadas a las temperaturas actuales, y protegiendo esas zonas forestales como riqueza del país.

Nos encontraremos con otros lobbies, como el de la construcción, por ello creo que es necesaria una moratoria para la construcción de nuevas viviendas, y derribar o adaptar las más viejas para reconstruir nuevas que se adapten a los tiempos actuales con la domótica y los aislamientos y la tecnología propias de países que creen en las nuevas tecnologías, Si lo vemos bien, no es un parón a la construcción sino una política de reconstrucción de lo antiguo que puede dar salida, en el caso de Andorra, a una deficiencia en los pisos de alquiler que repercuten en el bienestar de los trabajadores que llegan extracomunitarios con la necesidad de ahorrar y para aquellos con más problemas económicos para llegar al final de mes.

Propongo pues ya no sólo la reforestación sino la moratoria a la construcción de pisos nuevos y a la obligación de readaptar o reconstruir los edificios más viejos a las nuevas tecnologías y aislamientos, hacia la mejora de la cualificación energética y cuando el propietario no puede o no quiere, comprarle el terreno a precio de mercado menos el coste del derribo de lo que haya para que las viviendas para los más desfavorecidos y los trabajadores temporales puedan tener viviendas oficiales con un precio de alquiler ponderado.

 

Creo que esta idea lejos de parar la construcción activaría la rehabilitación y la reconstrucción en zonas que ya están edificadas pudiendo reforestar todo el resto del país contribuyendo a la idea del pulmón europeo